Oikos.Yogur griego. Para muchos, el mejor yogur del mundo.
Sabores exóticos. Mango y papaya - Piña y coco. Un lugar en el paraíso. 
    	Islas lejanas, atractivos aromas y sabores que despiertan los sentidos. Déjate seducir por las frutas más jugosas y
		refrescantes envueltas en la cremosidad del yogur griego.
Sabores calientes. Caramelo - Manzana al horno y canela. Un beso apasionado. 
    	Manzana al horno con canela y tentador caramelo. Cuando estos dos ingredientes se unen con el sabor y 
    	la cremosidad únicos de Oikos, la pasión se desata. Como en un beso.
Sensaciones. Caramelo - Vainilla - Lima-limón - Stracciatella. Un toque sutil. 
    	Un placer intenso. 
    	El dulce aroma de la vainilla, el embriagador abrazo de la lima
		y el limón o la delicada dulzura de la stracciatella. Detrás de
		cada una de estas combinaciones hay una única intención:
		despertar tu deseo.
Sabores clásicos. Mediterráneo - Fresa. Intensidad y carácter propios. 
    	Apetitosas fresas y una cuidada selección de cítricos
		madurados bajo el sol. La sensual frescura del sabor mediterráneo
		se baña en cada cucharada del yogur griego más irresistible.
		Pura fascinación.
Naturales. Natural - Natural azucarado. El origen de un clásico. 
    	Desde el inicio, Oikos esconde el sabor de la tradición.
		Un sabor simple, blanco, puro, capaz de provocar las sensaciones más intensas. Sencillamente, un placer.
Oikos.Yogur griego. Para muchos, el mejor yogur del mundo. Sabores exóticos. Mango y papaya - Piña y coco. Un lugar en el paraíso. 
    	Islas lejanas, atractivos aromas y sabores que despiertan los sentidos. Déjate seducir por las frutas más jugosas y
		refrescantes envueltas en la cremosidad del yogur griego. Sabores calientes. Caramelo - Manzana al horno y canela. Un beso apasionado. 
    	Manzana al horno con canela y tentador caramelo. Cuando estos dos ingredientes se unen con el sabor y 
    	la cremosidad únicos de Oikos, la pasión se desata. Como en un beso. Sensaciones. Caramelo - Vainilla - Lima-limón - Stracciatella. Un toque sutil. 
    	Un placer intenso. 
    	El dulce aroma de la vainilla, el embriagador abrazo de la lima
		y el limón o la delicada dulzura de la stracciatella. Detrás de
		cada una de estas combinaciones hay una única intención:
		despertar tu deseo. Sabores clásicos. Mediterráneo - Fresa. Intensidad y carácter propios. 
    	Apetitosas fresas y una cuidada selección de cítricos
		madurados bajo el sol. La sensual frescura del sabor mediterráneo
		se baña en cada cucharada del yogur griego más irresistible.
		Pura fascinación. Naturales. Natural - Natural azucarado. El origen de un clásico. 
    	Desde el inicio, Oikos esconde el sabor de la tradición.
		Un sabor simple, blanco, puro, capaz de provocar las sensaciones más intensas. Sencillamente, un placer.